Dia 18. Dia de Acción de Gracias

Hace 18 días decidí comenzar un devocional en el que me concentraría sólo en darle gracias a nuestro Señor por todo lo que El ya me ha dado. Mientras pasaron los días me di cuenta que con mucha facilidad podemos dejar de valorar las bendiciones de Dios en nuestra vida y tristemente concentrarnos solo en lo que nos falta o en aquello que esperamos y aún no hemos recibido.
La Biblia cuenta una historia de 10 hombres que estaban enfermos con lepra. A consecuencia de su enfermedad y de acuerdo a la ley de Dios en ese tiempo, toda persona que tenía esta enfermedad debía vivir aislada de la sociedad, ya que la lepra en esos tiempos era una enfermedad muy contagiosa y para evitar que se propague en medio de sus ciudades y sus familias Dios en su sabiduría ordeno que toda persona leprosa debería salir de su casa y de la gente que los rodeaba para vivir en las afueras de la ciudad. Me imagino que toda esta gente con el mismo problema, viviendo bajo las mismas circunstancias se las habrán arreglado para conseguir comida, abrigo en noches frías y finalmente habrán tenido que construir una amistad sincera los unos para con los otros. Nadie tenía necesidad de fingir de quien estaba sano o mejor que el otro. En otras palabras todos estaban en el mismo bote.
Un día como cualquier otro, ven a un hombre que pasaba por Samaria, pero este no era cualquiera, se trataba de un rabino al que la gente quería ver y escuchar, su fama se había extendido por todos los lados a consecuencia de la palabra que predicaba y los milagros que hacia. Cuando lo vieron en la distancia, ya que no podían acercarcele comenzaron a gritar. Posiblemente algunos pensaron esta es nuestra última esperanza de salir de este lugar lleno de enfermos, ya estamos cansados de vivir en lo mismo cada día. Tenemos un olor de muerte, nuestras llagas están peores, y cada día perdemos una parte de nuestro cuerpo. Así que con gritos de desesperación comienzan a gritarle: Jesús , maestro, ten compasión de nosotros! Podrás sentir la desesperación que estaba en las voces de estos hombres? De ese momento dependía su futuro, su vida misma. Jesús al verlos y con una corazón compasivo les dice que vayan a mostrarse al sacerdote. Mostrarse al sacerdote? Para que ir al templo cuando no estaban sanos todavía? La ley decía que si un leproso se sanaba debería primeramente ir a ver al sacerdote y ser examinado y el sacerdote debería asegurarse de que estén completamente sanos de la lepra y que ya no serian un peligro a la sociedad, El sacerdote entonces daba su aprobación para que la persona pueda ser restituido y nuevamente formar parte del pueblo judío. Pero en este caso estos 10 hombres, no estaban sanos todavía. Tan pronto escucharon esas palabras posiblemente se miraron el uno al otro y dijeron de que esta hablando? Si todavía estamos enfermos, todavía veo las llagas, todavía huelo mal. Pero la palabra dice que comenzaron a caminar dirigiéndose al templo. Algo sucedió a lo largo del camino, algo maravilloso; mientras más caminaban más se sanaban, mientras más pasos daban más sus heridas eran curadas, mientras avanzaban los miembros que les faltaban comenzaron a crecer. No te parece esta historia maravillosa? Estos hombres tuvieron la fe de creerle al Maestro, obedecieron a sus órdenes y quedaron limpios, completamente sanos!
La palabra de Dios dice que comenzaron a alabar a Dios y puedo casi escucharles gritando con lágrimas en los ojos, Jesús nos sano! Estamos limpios! No más dolores, no más llanto.
Segura estoy que no tuviste la experiencia de tener esta terrible enfermedad, pero la vida te ha dado tantos golpes. Has cometido tantos errores, te has equivocado tantas veces que aunque no vivías aislado de la sociedad estas como estos leprosos, sin que nadie se percate estabas completamente solo (a) en medio del bullicio de la gente. Tus heridas emocionales eran más grandes cada día. Hasta que un día escuchaste del Maestro y al igual que estos leprosos gritaste a voz en cuello Jesús! necesito de ti, me estoy ahogando en mis problemas, no se que más hacer, lo he tratado todo y nada funciona, Jesús! Maestro ten misericordia de mi. Cuando Jesús te vio se movió en misericordia y te dijo que caminaras que ahora serias acepto delante de su Padre, y obedeciste y mientras más caminabas más te sanabas, mientras más pasos de fe dabas tus heridas eran sanadas, mientras más te movías en dirección al Padre te cuerpo iba tomando forma. ahora ya no eras el mismo perdedor (ra) y al que nada de lo que hace le sale bien, ahora te estabas transformado en un hijo de Dios, limpio de toda herida, sano, restituido en medio de la sociedad, en medio de tu familia.
Si la historia terminaría aquí ya sería maravillosa pero la palabra de Dios dice que después de que El los sano a los diez leprosos y seguramente presentarse al sacerdote y dar gritos de alegría y de alabanza , sólo uno volvió donde Jesús para agradecerle por el milagro que El hizo en la vida de ellos.
Hoy día en este país celebramos el día de Acción de Gracias, y aunque no le agradecemos solo un día te ánimo a que recuerdes de donde El te saco, y cual era tu vida, pero después que lo hagas vuelve a sus pies y dale las gracias por lo que El ya te dio: salvo tu matrimonio, tienes unos hijos sanos, preciosos, te dio un esposo (a) bueno, gente que te ama. Vuelve donde Jesús para darle las gracias, postrate delante de sus pies como lo hizo ese único leproso, Se agradecido!!

Transient
Transient
Transient
Julie Herrera MaxwellComment