¿Eres una abeja o un mosquito?

En la ciudad dónde vivo hay una carretera principal, por la cual circulan miles de carros diariamente. Esta carretera llamada I95 tiene su inicio al comienzo de la Florida y termina al norte pasando Nueva York. Siendo que es la carretera mas importante, no solo donde yo vivo pero en muchas ciudades de los Estados Unidos, la mayoria de nosotros la transitamos para ir a nuestros lugares de trabajo. Allí me encontraba yo un dia manejando a una velocidad de 70 millas por hora. A diferencia de los otros días, este día no me tocaba trabajar, estaba yendo a un centro comercial que queda a unos 20 minutos de mi casa. Mientras conducía mi carro tenía la misma actitud de cada día, ir lo más rápido que pueda, asegurándome de no chocar o que me choquen. Mientras conducía mi carro me hice una pregunta ¿porque estaba corriendo, cual era el apuro? Ese día no tenía que trabajar, podía llegar al centro comercial unos minutos más tarde y no hubiera habido ningún problema. Lo cierto es que estamos tan acostumbrados a vivir esta vida apurados con un sentido de tanta urgencia y rapidez, incluso cuando estamos en la libertad y pudiéramos tomar más tiempo para hacer algo.
En una familia donde los dos cónyuges trabajan la casa se convierte en una máquina de constante movimiento, donde muchas veces no nos damos tiempo para disfrutar de las cosas pequeñas, que generalmente no cuestan dinero, como disfrutar del tiempo de familia durante las comidas, cuando los llevamos a sus escuelas, cuando los estamos bañando y aun el tiempo que ocupamos yendo a nuestras iglesias. Todo, casi absolutamente todo lo hacemos con un sentido de urgencia, corriendo de un lado a otro. Y en el proceso el tiempo sigue pasando sin parar y cuando nos damos cuenta el tiempo se pasó, nuestros hijos ya son grandes y nos perdimos la oportunidad de construir buenas relaciones, de tener tiempos memorables, de conocernos mejor los unos a los otros.
Las abejas y los mosquitos son insectos que también están muy ocupados diariamente. Las abejas mueven sus alas a una velocidad increíble y son tan organizadas que cada una de ellas sabe exactamente que trabajo realizar en las colmenas donde viven. Unas alimentando a la reina, otras recolectando el polen, otras limpiando la colmena, etc. A su vez los mosquitos también mueven sus alas con una velocidad extraordinaria, sobretodo en esas noches calurosas donde su ruido penetrante nos mantiene despiertos casi toda la noche. Pero a diferencia de las abejas no son organizados, cada uno vela por su vida, por sus intereses, de picar a la gente y a los animales que se encuentren en su camino, viven un periodo corto y mueren sin dejar una colmena organizada como lo hacen las abejas.
Mary O'Connor decía algo muy interesante: "No se trata de cuán ocupado estés; sino porque estas ocupado, la abeja es alabada, pero el mosquito es aplastado" La próxima vez que te encuentres como yo en la carretera de la vida, respira profundo, toma aliento y disfruta el tiempo que estas viviendo. El tiempo del apuro y del "corre corre" cuando despaches a tus hijos a la escuela pasara, y cuando quieras reaccionar ya serán grandes y no querrán ir contigo. El mejor tiempo para escuchar las experiencias de nuestros hijos es alrededor de la mesa cuando están comiendo, haz que ese tiempo sea importante e inalterable. En otras palabras, se una abeja; ocupada pero con sentido. administra bien el tiempo. no solo estés revoloteando de un lugar a otro, sin tiempo para nada, pero sin muchos logros. Por el contrario no te conviertas simplemente como un mosquito que es ruidoso, pero que no hace nada importante. El hecho que estés siempre ocupada y sin tiempo para nada no significa que estés avanzando. Podría ocurrirte que sólo estés dando vueltas en el mismo lugar, pero nunca alcanzar tus metas. Se una abeja! Pero jamás un mosquito!

Transient
Transient